Veronica Forque, actrice primée d'Espagne
MD69. MADRID, 13/02/2011.- La actriz Veronica Forqué a su llegada a la ceremonia de la 25 edición de los Premios Goya, que se entregarán esta noche en el Palacio Real. EFE/Víctor Lerena

Verónica Forqué: dolor y gloria de una niña nacida dentro del gremio

La actriz española Verónica Forqué, que había cumplido 66 años doce días antes, decidió el 13 de diciembre poner fin a su vida en su domicilio de Madrid. Su fallecimiento fue tan repentino como impactante para un país que la adoraba y no ocultaba su admiración. Verónica, una mujer tan capaz de superar las pruebas de la vida como de provocar la risa en la pantalla.

Verónica Forqué: hija y madre de artistas

Para Verónica Forqué, las adversidades eran sinónimo de dramas personales. Primero fue la muerte en 2018 de su madre, la escritora Carmen Vázquez Vigo, cuatro años después de la de su hermano, el director Álvaro Forqué. Ese mismo año, la actriz decidió separarse del también director Manuel Iborra, tras más de 30 años juntos.

Nieta del músico José Vázquez Vigo, Verónica Forqué era también hija de José María Forqué, director y productor fallecido en 1995 y cuyo nombre sigue ligado a los premios del mismo nombre.  Un trofeo creado en su honor y organizado por la Egeda (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), cuya última ceremonia tuvo lugar justo el pasado11 de diciembre.

Caerse siete veces, levantarse ocho*

Para superar los numerosos obstáculos que le puso el destino, Verónica Forqué viajó varias veces a la India, con la finalidad de encontrar la sabiduría y la espiritualidad a la que aspiraba, lejos de las cámaras.  Un poco como Julia Roberts en la película «Come, reza, ama».

Hay que decir que la actriz, fiel a sí misma, siempre ha sido honesta con quienes la rodean… Y con el público, revelando por ejemplo que sufría de depresión.

Hace unas semanas, sorprendió a todos poniéndose de nuevo el delantal mientras participaba en un famoso programa de cocina. Verónica Forqué se limitó a reconocer que «no podía más».

Una carrera de cinco décadas premiada con cuatro Goyas

Una declaración que demostró una vez más su fuerza de carácter y su dignidad. Todo esto lo hizo con una sonrisa, como para recordarnos que así es como lo hacía mejor. Sobre todo, en la gran pantalla y, especialmente en los años 80, una década después de su debut.

Una época dorada, en la que Verónica ganó tres de sus cuatro premios Goya -el equivalente a los César de Francia-, dos de ellos sólo en 1988. Una hazaña que sólo su compañera Emma Suárez consiguió repetir en 2017.

En 1994, Verónica recibió su cuarta estatuilla por el papel de «Kika» en la película homónima dirigida por Pedro Almodóvar. Se convirtió así en la actriz de mayor éxito junto a Carmen Maura. Diez años antes, Almodóvar los reunió en «¿Qué he hecho yo para merecer esto?, película en la que Maura interpretó el personaje de Gloria y Forqué el de Cristal, un nombre predestinado para esta carismática actriz, pero demasiado pulido para no romper.

Actriz que conocería el dolor y la gloria y que, como mujer fuerte, eligió su destino.  Hasta el final. Inspirando a generaciones de mujeres, como su hija María Forqué, una artista de gran sensibilidad. Bueno, de tal palo, tal astilla…

* Título tomado del libro sobre la depresión del periodista y director de cine francés Philippe Labro.

Deja un comentario