FCEM
Photo© FCEM

La Asociación Mundial de Mujeres Empresarias celebrará un congreso… sin España

Del 3 al 5 de noviembre de 2021 tendrá lugar en Estambul, el 68º Congreso de la Asociación Mundial de Mujeres Empresarias. Un evento que, desde 2017, ha sufrido la ausencia de la delegación española.

Pocas mujeres empresarias en España

Si bien hay pocas mujeres empresarias en España y, teniendo en cuenta que una delegación nacional podría ser útil para las empresarias que quieran crear su propia empresa, su más reciente representante, Inmaculada Álvarez Morillas es, sin embargo, presidenta de la Organización de Mujeres Empresarias y de Gestión Activa (Omega) de Madrid. Y lo hace desde octubre de 1989.

Pero, como explica Sophie Escrivant, responsable de comunicación de la Asociación Mundial de mujeres empresarias, «las juntas directivas (de las asociaciones) cambian cada cinco años, y cada vez que se elige una nueva presidenta, se forma una nueva junta».

¿El próximo Congreso Mundial de Mujeres Empresarias con España?

Habrá que esperar hasta 2022, para saber si una delegación española vuelve a estar presente en el Congreso Mundial de Mujeres Empresarias.

La FCEM quiere abrir la puerta a otras 60 naciones, en un plazo de cuatro años. Un periodo que da a España tiempo para reconstruir una estructura.  ¿Por qué no dentro de dos años, en el próximo Congreso Mundial de la FCEM previsto en Francia?

Menos presencia física en Estambul, la Covid-19 lo impone

Mientras tanto, el 68º congreso se celebrará en Estambul. Se espera que asistan 30 países miembros (frente a los 100 habituales). Se han registrado un total de 200 personas, frente a las 600 o 700 que había antes de la llegada del coronavirus.

La FCEM, una federación de asociaciones con 120 países miembros (asociaciones nacionales en cada país) y 500.000 miembros, tiene como objetivo promover la iniciativa empresarial de las mujeres.

Como insiste Karine Buchon, secretaria general de FCE Francia, «queremos que se nos reconozca como líderes empresariales antes que como mujeres, no queremos feminizar». Por eso la entidad se llama a sí misma, Asociación de Mujeres Empresarias del Mundo, y no «jefas».

Aunque la mayoría de ellas siguen siendo voluntarias en las delegaciones nacionales, otras, como Francia y Estados Unidos, han contratado personal remunerado. Contar con empleadas en una estructura dedicada al empresariado femenino, podría ser una fuente de inspiración para España.

Deja un comentario