Prevoyance, une affaire d'entrepreure et de pays
Foto© Pixabay, CC0

Organismos de pensiones para aquellas mujeres empresarias que hayan cotizado en Francia y España

Para las mujeres empresarias que acaban de llegar a España y que tienen la intención de quedarse a largo plazo, es esencial conocer las normas relativas a las prestaciones de jubilación. En el caso de los miembros de la Unión Europea, existe la posibilidad de acumular periodos de trabajo, incluso cuando éstos se han realizado en varios países.

Organismos pensionistas de referencia

En primer lugar, hay que encontrar a la persona de contacto adecuada en cada lado de los Pirineos. En Francia, la Embajada de Francia en España da preferencia a dos enlaces: la web de Info Retraite y la Caisse nationale d’assurance vieillesse.

Philippe Bainville, de la Cnav, explica que «el primero incluye todos los regímenes, mientras que el segundo es el fondo para trabajadores por cuenta ajena y autónomos». En cuanto al proceso, sigue siendo sencillo: «La persona que se traslada a España, después de haber trabajado en Francia en el pasado, se pondrá en contacto con el fondo de pensiones español, que hará todas las gestiones necesarias con su homólogo francés con la finalidad de obtener la información que necesita para realizar sus cálculos».

Por su parte, la Embajada subraya que «para cualquier trámite relacionado con la situación de la pensión de jubilación, corresponde al interesado escribir directamente a su fondo de pensiones». La Embajada enumera las distintas solicitudes relacionadas, como «el informe de vida laboral, el cálculo del importe de la pensión, la liquidación, el problema de pago…».

Un organismo esencial en España: el INSS

Más allá de los Pirineos, el equivalente español a la Caisse de retraite d’assurance vieillesse, es el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS).

En este sentido, la Embajada especifica que «hay tener 65 años y haber cotizado un mínimo de 15 años, incluyendo al menos 2 años en los 15 años inmediatamente anteriores a la jubilación».

Por lo tanto, la creación de una empresa en España tiene ventajas evidentes, además de que el inicio de una aventura en el extranjero es una importante fuente de motivación.

Sin embargo, es conveniente anticiparse al futuro próximo y lejano poniéndose en contacto con los organismos de pensiones. Y siguiendo el precepto de Henri Fayol, el autor de «Administración industrial y general»:  «Prever es tanto suponer el futuro como prepararse para él; prever es actuar ya». 

Como también recuerda Philippe Bainville, «la pensión de jubilación es una prestación exportable, por lo que, independientemente de dónde se viva, hay que recibir la prestación debida cuando llegue el momento». Así pues, los organismos pensionistas son fundamentales para las mujeres expatriadas.

Deja un comentario