Être digital nomade, une vie d'entrepreneure
Foto© Natalia Wisniewska

Tiphany Cosmao: «Diseñadora gráfica nómada a vuestra entera disposición»

Tiphany Cosmao es diseñadora gráfica independiente en Barcelona, en España… ¡Al menos de momento! Recientemente emprendedora, tomó la decisión de ser nómada para combinar su carrera profesional con su marcado gusto por los viajes. De París a Barcelona, pasando por Menorca, Lille y muchas otras ciudades, Tiphany compagina sus valores con estas tareas, como una auténtica nómada digital.

1- Tiphany, es usted una diseñadora gráfica un poco particular porque es diseñadora gráfica «nómada». ¿Puede decirme algo más al respecto?

¡Claro [sonríe]! Decidí no tener un lugar fijo para trabajar. Es uno de mis primeros valores de vida y como freelance. Necesitaba esta libertad y poder viajar como quisiera. De momento, vivo entre España y Francia [risas]. Pero incluso llevo este concepto de libertad aún más lejos: ¡tampoco trabajo nunca en el mismo sitio!

¿Eso significa que no tiene un lugar concreto para vivir y que mañana podríamos encontrarla en la otra punta del planeta?

¡Exacto [sonríe]! Aun no sé dónde estaré mañana, pero la idea es esa.

2- ¿Qué le gusta de esta idea de nomadismo?

Lo que me gusta mucho de este concepto de nomadismo es no tener una ubicación geográfica concreta. Así que no tengo ninguna frontera o barrera en mi vida. Me gusta mucho conocer a otras personas, otras culturas, descubrir la gastronomía del país donde estoy… ¡Sobre todo el café! Amo el café [risas].

¡Creo que ser nómada es una gran ventaja para una emprendedora! Al fin y al cabo, se trata de conciliar dos pasiones: el trabajo y el gusto por los viajes. ¡Eso me encanta! Me levanto todas las mañanas con una sonrisa en la cara, simplemente porque adoro mi trabajo y mi vida.

Para mí, es esencial que mis días no sean iguales [sonríe].

3- ¿Es esta libertad la que determina también sus opciones profesionales?

Sí, ¡totalmente [sonríe]! Tengo la libertad de trabajar con quien quiera y en los sectores que me interesan.

En general, mis clientes tienen los mismos valores que yo: respeto por el medio ambiente, la ecología y el bienestar con mayúsculas. Para mí es muy importante trabajar en proyectos que estén en consonancia con mis principios y mi filosofía.

La química entre mis clientes y yo es importante. Tenemos que estar conectados por nuestras ideas y valores. Si no, me resulta difícil como diseñadora trabajar y producir buenos resultados.

También me gusta conocer a mis clientes. Sobre todo, si están en la misma ciudad que yo. Me parece más humano encontrarme con ellos, hablar con ellos y conocerlos. Así que a menudo les invito a tomar un cafecito – sí, ¡me flipa el café [risas]!

4- ¿Entonces, sus elecciones de vida son también el motor de su trabajo?

Sí, ¡totalmente [sonríe]! Lo que aplico a mi vida, lo aplico también a mi trabajo. Las barreras entre mi vida personal y mi vida profesional son prácticamente invisibles. Mi principal objetivo es sentirme bien cada día con la vida que llevo y el trabajo que hago. Así que, para mí, no sería realista ser una empresaria diferente de lo que soy en el día a día.

5- Si tuviera que dar un consejo a las mujeres empresarias, ¿qué les diría?

Atreverse a dar el paso: las barreras que tenemos a menudo provienen de nosotras mismas. Sin embargo, esto no significa trabajar para todo el mundo. Mantenerse en línea con tus valores es, en mi opinión, uno de los pilares de la creación empresarial. En segundo lugar, no hay que tomarse como algo personal el rechazo, las críticas y las malas experiencias de los clientes. Es importante si quieres avanzar correctamente. Por último, no dudar en pedir ayuda. La comunidad de mujeres empresarias es abierta y solidaria. También puedes ayudarte de los podcasts. Yo escucho La Cohorte. ¡Hay que aprovecharlo!

Introduzca su dirección de correo electrónico y reciba nuevos artículos de webzine al ritmo que desee.

Deja un comentario