Les demoiselles du Téléphone, série Netflix
Photo© CC0

“Las chicas del cable”, destino de mujeres

“Las chicas del cable” es una serie española emitida entre 2017 y 2020 en Netflix. Esta evoca el destino de Lidia, Carlota, Marga y Ángeles, cuatro empleadas de la compañía telefónica, en la España de entreguerras. Si esta ficción ha sido un éxito, es sin duda porque trata temas que siguen siendo relevantes hoy en día. Como es el caso de los derechos de las mujeres.

Repartida en cinco temporadas, la serie comienza en los años 20 en la única compañía telefónica del país. Allí se encontrarán Lidia (el personaje principal y narrador de la serie), Carlota, Marga y Ángeles. Cuatro mujeres, cuatro perfiles diferentes y un mismo deseo de emancipación.

Escapar de un pasado tras ser acusada de asesinato. Ser independiente a pesar de su riqueza. Abandonar el pueblo para encontrar un trabajo. Vivir bajo el techo de un marido violento, pero con una reputación reconocida dentro de la compañía.

Cuatro chicas del cable, un destino

Sea cual sea el perfil, el objetivo sigue siendo el mismo para ellas: ayudarse mutuamente para forzar así el destino y fortalecer su autonomía. Para liberarse de las cadenas de la sociedad patriarcal, las cuatro amigas revelarán su verdadera personalidad de mujeres fuertes.

La violencia doméstica, el derecho al trabajo o al voto, el aborto e incluso la identidad trans (con el personaje de Sara/Óscar, amiga de Carlota), son temas tratados en la serie. El interés de “Las chicas del cable” radica ahí, en esta forma vanguardista de afrontar de frente los problemas que plantea la sociedad, temas que, casi un siglo después, siguen resonando. A través de la lacra que representa el feminicidio. A través de la todavía sustancial brecha salarial entre hombres y mujeres.

Luchas de mujeres que se asemejan a las de hoy

Sin olvidar el aspecto empresarial, cuando Lidia rompe el techo de cristal al convertirse en la jefa de la empresa. Con Carlos, llega incluso a dirigir una emisora de radio. Una oportunidad que permitirá a Carlota pronunciar discursos sobre la igualdad de género.

El crack de 1929, la Guerra Civil española… a lo largo de las temporadas, el público también se enfrenta al contexto histórico. Por último, contempla la complejidad de los personajes y su dualidad. El alias de Lidia, la bisexualidad de Carlota, la condición de gemelo del novio de Marga, la doble cara de Ángeles (en casa y en el trabajo).

Más allá del aspecto romántico-dramático de este tipo de series, lo que llama la atención es el papel principal que desempeñan estas mujeres. Incluso cuando no aparecen en primer plano (Doña Carmen como matrona y arpía, Victoria como dueña de un bar con un gran corazón…).

«A veces, para hacer justicia, hay que saltarse la ley«, afirma Lidia en la cuarta temporada. Un resumen perfecto del estado anímico de estas chicas, unidas por el mismo deseo: liberarse de la tutela de los hombres.

Deja un comentario