Prix de l'entrepreneuriat de la CCI Franco espagnol
Foto© CCI Francia España

Premio de la Cámara Franco-Española de Comercio e Industria a la iniciativa empresarial

En el año 2007, la Cámara Franco-Española de Comercio e Industria decidía conceder a los emprendedores un premio a la iniciativa empresarial. Con excepción del 2019, año de la celebración del 125 aniversario de la CCI, y en 2020 debido a la Covid-19, desde entonces, una veintena de empresas y personalidades han sido galardonadas.

¿Por qué un premio de la CCI a la iniciativa empresarial?

Carmen Alcolea, autora del trofeo, explica que «representa una mano desfigurada y atrevida que, en la punta de los dedos, en un equilibrio azaroso e inestable, mantiene una forma esférica quebradiza. La mano, sus dedos, asumen el riesgo cuando sostienen ligeramente la delicada esfera… Sin bordes, o más bien con una red de bordes virtuales, como cualquier iniciativa, proyecto o empresa. La expresión del movimiento ascendente resume la determinación e iniciativa de quienes lideran con su esfuerzo una idea de futuro. La esfera, en la punta de los dedos, ofrece una imagen de la creación, como ocurre con cualquier iniciativa”.

Para la Cámara Franco-Española de Comercio e Industria, el objetivo es «recompensar las iniciativas que hayan contribuido a fomentar el espíritu empresarial mediante una cultura del desarrollo de la creatividad, el fomento del ejemplo y el impulso de la capacidad de asumir riesgos». 

Misión cumplida. En más de una década, la CCI Franco-Española ha ofrecido un lugar privilegiado a iniciativas de todo tipo. Desde 2007, la organización también ha variado sus premios. Así, hasta 2011, premiaba simultáneamente a una persona y a una entidad. Posteriormente solo a los empresarios. La única excepción: 2014, cuando las empresas recibieron los premios, durante la edición especial consagrada a los 120 años de la CCI.

¿Y el reconocimiento de las mujeres?

Aunque no se ha reservado ningún premio desde 2018, las mujeres empresarias también han sido galardonadas.

En 2007, primero con Manuela Rodríguez Losada, la presidenta de La Retoucherie de Manuela. Al año siguiente, Rosa Oriol fue premiada con Salvador Tous. En 2010, Cristina Forner, presidenta de Bodegas Marqués de Cáceres, recibió el galardón. Finalmente, en 2017, Helena Revoredo, presidenta de Prosegur, llenaba un vacío de siete años sin trofeo para mujeres.

Hasta la fecha, son pocas las mujeres empresarias que ocupan el cargo más alto o el puesto de mayor responsabilidad en los consejos de administración. Sin embargo, el reconocimiento de la Cámara Franco-Española de Comercio e Industria confirma sus logros. Una iniciativa encomiable que hace un llamamiento a otras mujeres para que por fin se rompa el techo de cristal al que a menudo se enfrentan.

Deja un comentario