Clara Campoamor: ante todo, feminista

Fue abogada, política y escritora, sin embargo, Clara Campoamor sigue siendo reconocida, casi 50 años después de su muerte, como una de las pioneras del feminismo en España.

El 12 de abril, la Reina Letizia de España presidió un acto en el Congreso de los Diputados en Madrid para rendir homenaje a Clara Campoamor, fecha simbólica, ya que coincidía con el 90 aniversario de su elección como diputada en la capital española.  También fue la fecha en la que las mujeres obtuvieron el derecho al voto en el país, gracias en gran parte a ella.

Para la mujer que nació doce años antes del comienzo del siglo XX, su carrera no comienza durante el periodo de entreguerras, sino más bien con la muerte de su padre, cuando aún era una niña, un giro del destino que la obliga a trabajar a temprana edad y la lleva a una pronta emancipación que marcaría su destino. 

Clara Campoamor entra en contacto por primera vez con la política cuando se convierte en asistente de telégrafo en el Ministerio del Interior a los 21 años. Al estallido de la Primera Guerra Mundial, trabaja como profesora de taquigrafía y mecanografía en el Ministerio de Educación Pública.

El derecho al voto de las mujeres, una gran hazaña

Tras licenciarse en Derecho en 1924, Clara Campoamor accede al mundo de la política y después de pertenecer al grupo socialista liberal, se convierte en diputada bajo bandera republicana en 1931.

Prueba de su incesante lucha por la igualdad de género, el 1 de octubre de ese mismo año encarna un debate frente a otra mujer, Victoria Kent, duelo del que Clara Campoamor sale victoriosa.  No obstante, tuvo que esperar hasta las elecciones de 1933 para emitir su primer voto y al año siguiente abandona su partido.

Clara Campoamor, una escritora exiliada convertida en icono

En 1935 publica su libro «El voto femenino y yo: mi pecado mortal». Esto fue un año antes de la Guerra Civil. Al estallar el conflicto, Clara Campoamor decide exiliarse durante casi dos décadas en Argentina, donde se convierte en traductora y biógrafa. Posteriormente regresa a Europa, concretamente a Suiza, donde fallece en 1972. Seis años más tarde, el país que había dejado atrás restablece el derecho al voto de las mujeres, abandonado durante el franquismo.

Adelantada a su tiempo, Clara Campoamor ha dejado una huella indeleble en la historia de España y su estatua ocupa un lugar destacado en dos grandes ciudades: Madrid (donde nació) y Sevilla. Su sepultura se encuentra en Bilbao, ciudad vasca que, desde 1985, continúa llevando la herencia indirecta de esta pionera, al encontrarse en ella una asociación con su mismo nombre. 

Deja un comentario