iniciar su negocio en España
Foto© Pixabay, CC0

Iniciar su propio negocio en España: los beneficios

Francia es el segundo país con más empresas en España. El 17% de ellas son empresas dirigidas por mujeres. Sin embargo, iniciar su negocio en España no es una tarea fácil. Hay una serie de factores a considerar para evitar inconvenientes. Otros, parecen ventajas.

El emprendimiento en España puede ser una ventaja real para aquellos que conocen los entresijos de iniciar un negocio en este país. Además de algunas instalaciones, es importante que el empresario siga correctamente los pasos de la administración española. Esto nos permite comprender mejor algunos de los matices que existen con Francia y crear una empresa impecable.

Una start-up empresarial más sencilla que en Francia

Hay que tener en cuenta varios pasos no insignificantes, y muy distintos del sistema francés. Estos pasos son esenciales para iniciar su negocio en España y más fácil que en Francia:

  • obtener el famoso NIE (Número de Identificación Extranjera). Esto le permitirá ser identificado como ciudadanos franceses, en territorio español;
  • solicitar un nombre en el Registro Central de Madrid. Este documento tendrá entonces 3 meses de validez, prorrogables;
  • abrir una cuenta bancaria española, aunque sólo sea para depositar el capital de la futura compañía. Este depósito le permitirá obtener un certificado de depósito. Una etapa, después de todo, similar a la de Francia, excluyendo la creación de microempresas. En España, el depósito de capital debe ser igual o superior a 3.000 euros para una sociedad de responsabilidad limitada o, superior o igual a 60.000 euros para una sociedad limitada.

Una vez validados estos pasos, se podrá llevar a cabo la elaboración de los estatutos. La presentación de los socios ante notario, como era de esperar. Es gracias a estos últimos pasos que los futuros empresarios franceses podrán obtener su CIF provisional (el equivalente español del RCS francés). Para todos estos pasos, por lo general toma 2 meses.

¿Funciones disociadas para un mejor funcionamiento?

A diferencia de Francia, España separa los diferentes roles de los «socios» de una empresa: los socios son las personas que invierten y aportan capital a la empresa; líderes, por otro lado, sólo tienen un papel gerencial. Así que si el empresario quiere crear en colaboración, esta información es crucial.

En este caso, los socios tienen, por tanto, derecho a controlar las cuentas sociales de la empresa. También pueden recibir dividendos en ingresos exitosos. También son ellos los que nombran a los ejecutivos de la compañía. La elección del líder aquí, es entonces crucial. Es este último el que llevará a la compañía a su mercado o no.

Por último, en el caso de que se prevea la previsión de varios socios, se podrá considerar un «pacto de socios». Especialmente en el caso de que haya un socio mayoritario y un socio minoritario. Esto evita conflictos de gestión a largo plazo.

¿Es una ventaja iniciar un negocio en España?

Por último, exportar a España también tiene varios beneficios sociales. Ya sea como parte de un desarrollo o para dar un nuevo impulso a su negocio, suelo español ofrece varias ventajas a los emprendedores:

  • Tener un socio o líder español proporciona una mejor comprensión del terreno y las preocupaciones legales;
  • La administración es más simple que en Francia;
  • la legislación laboral es más laxa y ventajosa para los líderes empresariales;
  • los impuestos sobre la nómina relacionados con el creador de la empresa son del 35%.

Por lo tanto, es posible establecer su negocio en España. Sin embargo, es importante que aquellos que deseen comenzar, sigan todos los procedimientos. Conocer los entresijos del país anfitrión sigue siendo una ventaja para el empresario. En España, por lo tanto, iniciar un negocio es más sencillo que en Francia, siempre que lo hagas correctamente.

Deja un comentario